La institución

El mérito de realizar las primeras gestiones tendientes a la fundación de la Academia Panameña de la Lengua corresponde al destacado abogado y lingüista D. Ricardo J. Alfaro, quien se dirigió, en carta fechada el 1 de julio de 1920, al presidente de la Unión Iberoamericana, Marqués de Figueroa.

El 2 de noviembre del mismo año, el Dr. Alfaro recibió del marqués la siguiente respuesta:

“Mis impresiones respecto a la creación en Panamá de una academia correspondiente de la Real Academia Española son optimistas, si para ello se cuenta con un núcleo de personas que no necesita ser muy numeroso, pero sí selecto en el sentido de que convendría mandar ejemplares que acrediten la competencia y cultura que requiere el cumplimiento de tan alta misión…”.

El 9 de agosto de 1926 fue fundada en la ciudad de Panamá la Academia Panameña de la Lengua, mediante el nombramiento, por parte de la Real Academia Española, de dieciocho notables intelectuales panameños: D. Samuel Lewis García de Paredes (director), D. Eduardo Chiari (tesorero),
D. Ricardo Miró (secretario perpetuo), D. Ricardo J. Alfaro, D. Guillermo Andreve, D. Abel Bravo, D. Jeptha Duncan, D. Demetrio Fábrega, D. Narciso Garay, D. Julio J. Fábrega, D. José de la Cruz Herrera, D. Melchor Lasso de la Vega, D. Octavio Méndez Pereira, D. Eusebio A. Morales, D. José Dolores Moscote, D. Belisario Porras,D. Samuel Quintero y D. Nicolás Victoria Jaén.

Han sido directores de la Academia Panameña de la Lengua, los siguientes académicos: D. Samuel Lewis García de Paredes (1926), D. Nicolás Victoria Jaén (1939), D. Ricardo J. Alfaro (1950), D. Baltasar Isaza Calderón (1960), D. Ernesto de la Guardia Navarro (1973), D. Ismael García S. (1979), D.ª Elsie Alvarado de Ricord (1991), D. Pablo Pinilla Chiari (2003), D. José Guillermo Ros-Zanet (2006) y D.ª Berna Pérez Ayala de Burrell (2009).